La fase prepsicótica de Schereber, Maurits Katan

(Referencia del Seminario III, La Psicosis, de Jacques Lacan)

Luis Mencía*

 

Se trata de un texto publicado en “International Journal of Psychoanalysis” en 1953.

Maurits Katan es un psicoanalista de origen holandés instalado en USA después de la Segunda Guerra Mundial. Pertenece junto con Niederland y Baumayer a la segunda generación de analistas.

En “Una contribución a la comprensión del lenguaje esquizofrénico” de 1939, Katan afirma que no se pueden comprender los mecanismos psicóticos a partir de la clínica de la neurosis. Elabora en este artículo el concepto de prepsicosis distinguiéndolo de las neurosis.

Se trata de un concepto diacrónico referido a una fase inicial, en la que no se evidencia la sintomatología propia de las psicosis. El periodo prepsicótico es un periodo de transición, como señala en un texto de 1954 titulado “La importancia de la parte no psicótica de la personalidad en la esquizofrenia”: “Antes de que el paciente adquiera síntomas psicóticos tan destacados como delirios, alucinaciones, etc. Atraviesa por un periodo que se desvía de la normalidad. Durante este periodo no se presenta una neurosis regular como una histeria o una neurosis obsesiva tal como se observan en la práctica analítica cotidiana, pero tampoco es patente la característica principal de una psicosis, es decir la pérdida de contacto con la realidad.”

Lacan en el Seminario III, (pág. 92) emplea este concepto: “fase llamada no sin fundamento prepsicótica”. Se refiere a Katan como “uno de los autores que mejor ha trabajado el problema de las psicosis” (pág. 149). Posteriormente a lo largo del seminario, (pág. 274) elabora un concepto propio del periodo prepsicótico poniéndolo en relación con la concepción del “como si” preconizada por H. Deutsch, cuando habla de las identificaciones imaginarias partiendo de un ejemplo clínico precisamente descrito por Katan en “Aspectos estructurales de un caso de esquizofrenia” en 1950.

Sin embargo en “De Una cuestión preliminar a todo tratamiento posible de la psicosis”, a propósito de la noción de pérdida de realidad en la psicosis, Lacan se refiere a su esquema como simplista: “De hecho tal es el esquema con que incluso el señor Katan, en sus estudios en que vuelve tan atentamente a las etapas de la psicosis de Schreber, guiado por la preocupación de penetrar en la fase prepsicótica, se satisface, cuando muestra la defensa contra la tentación instintual, contra la masturbación y la homosexualidad en ese caso, para justificar el surgimiento de la fantasmagoría alucinatoria, telón interpuesto por la operación del percipiens entre la tendencia y su estimulante real.

¡Como nos hubiera aliviado esa simplicidad en una época si hubiéramos estimado que debería bastar para el problema de la creación literaria en la psicosis!”

Katan considera la primera enfermedad de Schreber como “un preámbulo que pudo ser detenido”, en el que no se presentaron síntomas psicóticos y se refiere al periodo prepsicótico propiamente dicho como la fase inicial de la segunda enfermedad, hasta la formación de los delirios persecutorios.

Schreber, en sus memorias, se refiere a su primera enfermedad y el comienzo de la segunda como si fueran análogas: “dos veces he estado enfermo de los nervios y ambas a consecuencia de un exceso de trabajo intelectual”. Katan encuentra más pruebas de esta analogía. Los sueños repetidos en los que volvía a estar enfermo, hacen de la segunda enfermedad una repetición de la primera. El surgimiento de la idea de que “resultaría muy agradable ser una mujer en el momento del coito”, ligado al sueño de retorno de la enfermedad, hace suponer a Katan que el “impulso a la feminidad” debía haber desempeñado un papel en la primera enfermedad, promovido por la lucha competitiva con el resto de candidatos en las elecciones al parlamento. La idea de Schreber de haber resultado intoxicado con los medicamentos administrados por el doctor R. es interpretada por Katan como una proyección del deseo inconsciente de ser fecundado.

La opresión en el corazón y los temores hipocondríacos presentes en ambas enfermedades serían otras pruebas que justificarían la analogía.

En el periodo de ocho años comprendido entre la primera y segunda enfermedad, Schreber disfrutó de buena salud. Entre los factores que debilitaron las defensas de Schreber, a juicio de Katan, se contarían: la edad climatérica con su disposición consecutiva a la enfermedad (tenía cincuenta y un años), que su esposa no pudiera darle hijos con los que consolarse de la pérdida del padre y el hermano y a quienes habría podido derivar su ternura homosexual, y el nombramiento mismo como Presidente, que habría conducido a un debilitamiento del yo y un incremento de la fuerza del impulso femenino.

Katan subdivide el periodo prepsicótico en varias fases:
1.- Desde junio de 1983 cuando recibe la notificación de que sería nombrado Presidente del Tribunal de Dresde, hasta el primero de octubre en que asume las funciones del cargo. Schreber sueña repetidamente que su enfermedad anterior reaparece. Una mañana al despertar se le impone la idea de que “sería muy agradable ser una mujer en el momento del coito”.
2.- Uno de octubre. Asume el cargo de Presidente. Pocas semanas después se encuentra agotado, le cuesta conciliar el sueño. A principios de noviembre pasa una noche entera en vela. Ciertos sonidos que provienen de la pared le impiden dormir.
3.- El ocho de noviembre consulta al doctor Flechsig. A la imposibilidad de dormir se suma la opresión cardiaca. Flechsig espera curar al enfermo sometiéndole a un sueño prolongado tras la administración de un somnífero. La droga no produce el resultado esperado. Schreber trata de suicidarse.
4.- Schreber ingresa en la clínica. Crece la angustia. Pasajes al acto suicidas. Crece la desconfianza hacia Flechsig. Schreber es llevado por dos enfermeros al cuarto de aislamiento.
5.- A mediados de febrero de 1894 tiene lugar una nueva crisis cuando su esposa, que pasaba el día con él, se ausenta durante cuatro días. Una noche experimenta “un extraordinario número de poluciones”. En este periodo Katan sitúa el comienzo de la psicosis. Emergen los primeros signos de comunicación con lo sobrenatural en el delirio de ser perseguido por el profesor Flechsig.

Katan considera que la serie de síntomas en el periodo prespsicótico, su imposibilidad de dormir, su ansiedad, sus sospechas hacia Flechsig, sus pensamientos suicidas, etc. constituían una defensa contra la aparición de su tendencia homosexual, su impulso hacia la feminidad, que culminó con la aparición de las poluciones nocturnas.

El estudio de la fase prepsicótica, entiende Katan, permite distinguir las reacciones neuróticas y las prepsicóticas. Hace posible comprender la estructura del delirio y la alucinación y permite mejorar el diagnóstico, clasificando los síntomas apuntando a diferencias estructurales y no de acuerdo con una identidad de contenido.

 

BIBLIOGRAFÍA:

1- Guilañá Palanques, Elvira. “De una cuestión preliminar a todo tratamiento posible de la psicosis: Una lectura a través del caso Schreber”. Tesis doctoral. Facultat de Psicología. Universitat Autónoma de Barcelona. 1997.

2- Lacan, J. El Seminario, Libro III, las Psicosis. 1956. Paidos

3- Lacan, J. “De una cuestión preliminar a todo tratamiento posible de la psicosis” (1957). Escritos 2. Ed. Siglo XXI.

 

* Trabajo presentado en la clase del 14 de enero de 2012 del Seminario del Campo Freudiano de Bilbao, Curso 2011 – 2012, dedicado al Seminario 3, La psicosis, de Jacques Lacan

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.

Acepto

Aviso Legal | Sitemap | Contacto | Facebook scfbi facebook | Youtube scfbi youtube
Copyright © 2018 Poros. Todos los derechos reservados. Desarrollado por web-profesional.net